viernes, 28 de diciembre de 2007

El desvío no siempre debe ser interpretado como tal



Cielos que me dejan sin aliento
cielos que pesan como lianas
cielos que roen, roen, roen el cerebro
cielos intermitentes
cielos líquidos
cielos inherentes
cielos salvajes
cielos puros
cielos celestes
cielos que no son cielos, sino pequeños estallidos en la
/intemperie
cielos de cáscara
cielos de venganza
cielos de miseria
cielos de tantos y tan surtidos ácidos
cielos que confirman mi parecer
cielos que no me parecen confiables
la confirmación forma parte del comentario
tantas sucesivas formas de caer
el desperfecto también adopta ciertas maneras
deslumbrar a dios en un brevísimo alarido
reviento de la manera que quiero
el suelo aporta su superficie
permanezco quieta
el caballo está borracho o ya no me representa.


2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

interesante blog y buena poética :D

Saludos...
y FELIZ AÑO NUEVO...!!!

m (mg.malacrida @ gmail.com) dijo...

hola. es muy loco encontrarte así, pero se ve que tenía que ser. soy maria (grace) espero que te acuerdes de tu antigua amiga por carta.
estaba buscando poesía de colegas argentinos. en uno de los enlaces, apareciste vos, y otro enlace a tu blog. son esas coincidencias.
me gustan mucho los poemas. voy a seguir leyendo.