domingo, 3 de agosto de 2008

Menem: Parte 2

Capicúa

A

Me ayuda a recibir mejor el cariño
oh, titilaciones del desvío
oh, revés de la buena amiga
jamás empieces el poema haciendo crisis
rompiendo las palabras como lianas
o sabes hacerlo o
los cuerpos te impulsan.

B

De la loba
de la luna
de las partes que sostienen el conjunto aquel
suenan las voces de la jungla
oh, no desaparezco
o
no desaparezco
inmenso y sinfín como las olas
de persona a no persona, pienso
menem representaría el amor con esa cara gruesa
lanzar al mar una piedra
dejarla ondear sobre la costa
veo
tan blando, temblando
un mar de coco como ése que soñé:

C

Cocos que caen en la superficie
cocos que me aceitan las ideas
cocos que florecen amarillos como rayas
cocos que prefieren morir que matar
cocos que boyan sin rumbo
cocos que marean al espectador
cocos que traen recuerdos dulces, también de los otros
cocos que comprenden al instante
cocos que me cuentan un secreto blanco
cocos que revientan al caer el sol sobre la playa
cocos que sugieren pulsaciones ácidas
cocos por aquí, cocos por allá
cocos a los lados del camino
cocos rosados, cocos sabrosos, cocos saborizados
cocos impecables
cocos débiles
cocos de piel ruda y no por eso menos frágil
cocos que se rompen contra el suelo
cocos que interrumpen el paisaje
cocos que no se dejan comer
cocos que no se dejan pelar
cocos malhumorados
cocos naturalizados
cocos impresionantes
cocos que me sirven de cortina
cocos que se cierran como cofres
cocos marrones y podridos
cocos de colores, divertidos
cocos mareados, cocos dorados
cocos desgastados por el tiempo
cocos que parecen uvas
cocos que parecen canciones
cocos que me hacen feliz, sin más
cocos que pasan, cocos que ayudan
cocos que crecen solos en la rutina de los días
cocos que sueñan con morir amados
cocos que se saben explotados
cocos tan redondos como lunas llenas
cocos universales y objetivos
cocos singulares
cocos que responden al problema
cocos que simulan saberlo todo
cocos verticales
cocos imaginarios
cocos que caen con confianza sobre el agua
cocos investigados
cocos guardados en un cajón
cocos sumergidos en las penas
cocos, en fin, abandonados.

D

Triste el coco,(puh), el calor, los sueños de verano han quedado intactos.

2 comentarios:

Cíclopa dijo...

Un placer leerte,

saludos,

l dijo...

cocos que son como el que yo bañaba, mi fantasma infantil.
Me encanta esta serie. Un abrazo.